Cerveza artesanal, una nueva moda en México

Los productores afirman que sabe mucho mejor ya que la industrial pierde su sabor tradicional, además cuenta con nuevos sabores y texturas, entre ellos amaranto, cítricos y canela.

Los productores de cerveza artesanal se abren paso en México con el surgimiento de nuevos depósitos y cervecerías en concurridos barrios de la capital, cuando los grandes emporios de esta bebida que producen marcas tradicionales como Corona, dejan de ser mexicanos.

“Hay un auge muy importante de cerveza artesanal de pequeños productores” que están elaborando bebidas diferentes “como la Minerva Ita con un toque de tequila que es muy buena”, dice a la AFP René Cruz, un ingeniero de 29 años mientras departe con amigos en El Depósito, uno de los incipientes bares donde sólo se sirve este tipo de bebidas.

 

“Nos gusta porque para empezar es mexicana y se produce con más cuidado, sabe mucho mejor, mientras que la cerveza industrial pierde su sabor tradicional y además las grandes cervecerías mexicanas ya no existen”, indica de su lado Víctor Olivo, otro ingeniero de 28 años.

El primer productor mundial de cerveza, AB InBev, propietario de Stella Artois y Budweiser, compró en junio al mexicano Grupo Modelo, cuya marca Corona es conocida mundialmente, mientras que en 2010 el conglomerado holandés Heineken se hizo de Femsa (marca Sol), el otro gigante cervecero del país.

Modelo, hasta ahora la principal cervecera del país, registró en 2011 ventas domésticas por 3.503 millones de dólares. La cerveza de Femsa, antes de pasar a manos holandesas en 2009, vendió 3.357 millones de dólares, incluidas sus exportaciones, de acuerdo a reportes de la Bolsa Mexicana de Valores.

México tiene un mercado potencial para la cerveza de 63 millones de consumidores, que cada año crece con un millón de jóvenes que llega a la mayoría de edad (18 años), según cifras divulgadas por Femsa.

Un público joven y de paladar curioso, al que no le importa gastar un poco más, acude a un puñado de pequeños bares abiertos en zonas chic de Ciudad de México para probar nuevos sabores y texturas.

En estos locales, donde lo que menos se ve son clientes con una Corona o una Sol en la mano, una treintena de marcas caseras mexicanas y un sinnúmero de importadas son la atracción.

Pero el mercado de la cerveza artesanal apenas cubre el 1% de la demanda del país, dijo a la AFP Adalberto Domínguez, gerente de ventas de Mexicalli, la única cervecería artesanal antigua de México (1923).

Ubicada en Tecate, Baja California (noroeste), Mexicalli exportó durante décadas el total de su producción a Estados Unidos y actualmente lo hace en un 90%.

Esta cervecera, que vende 24 millones de botellas al año, se había visto impedida de vender en el mercado mexicano por la “exclusividad que han mantenido en la mayoría de negocios y restaurantes el grupo Moctezuma (Femsa) y Modelo”, explicó Domínguez, quien cree que “ahora que ya no son mexicanas, esa práctica debería acabar”.

Algunos restaurantes de México, entre ellos el Pujol incluido en la lista S. Pellegrino de los 50 mejores del mundo, ofrecen estas cervezas en exquisitos maridajes con platos de la nueva culinaria mexicana.

Estas bebidas de autor, elaboradas con trigo, cebada, avena, centeno y hasta maíz son aromatizadas con hoja santa, amaranto, cítricos, canela y otros ingredientes típicos de la cocina tradicional.

“Mi esposa, que es mexicana, y yo, vivíamos en Dinamarca, donde pasó lo mismo que aquí, había dos cerveceras grandes al principio, después de años empezaron a aparecer uno que otro productor artesanal y eso agarró vuelo, ahora hay más de 200 artesanales”, dijo de su lado en perfecto español Gilbert Bjorn Nielsen, maestro cervecero y socio de Calavera.

Calavara, una pequeña fábrica ubicada en el norte de la metrópoli, produjo en 2011 unos 2 mil 500 litros a la semana.

“Pensamos que hay un gran potencial en México”, dice Nielsen, donde se estableció con su pareja en 2009, cuando había cinco fabricantes.

Hoy unos 30 están registrados y 50 más están haciendo pequeñas producciones, indica Nielsen, mientras supervisa el embotellado de su cerveza, cuyas etiquetas llevan un tradicional esqueleto mexicano, algunas de ellas diseñadas por artistas del país.

En los últimos dos años ha surgido en México un movimiento de aficionados denominado “Por la cerveza libre”, que promueve a través de Internet la libre competencia.

Anuncios

Acerca de Por la Cerveza Libre

Te invitamos a ser parte del grupo de personas que estamos actuando por una apertura de mercado, por una diferencia, por evitar los monopolios, por una elección autónoma y… “Por la cerveza libre”
Esta entrada fue publicada en ¿Qué pasa con la cerveza? y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s