Perdura la cerveza artesanal

Si bien el mercado mexicano cervecero está dominado por dos grandes compañías, Grupo Modelo y Heineken Cuauhtémoc Moctezuma, cada día los consumidores demandan productos más sofisticados, con nuevos sabores y texturas como es la cerveza artesanal.

Su característica principal es que está elaborada a base de ciento por ciento malta de cebada de alta calidad que, al utilizarla tostada o con chocolate, le da un sabor y textura diferente al producto. Frecuentemente es aromatizado con lúpulo, que además contribuye al sabor amargo de la bebida.

Mientras una cerveza tradicional contiene cuatro grados de alcohol, la tradicional puede alcanzar hasta 10 grados, pero como es más pesada suele acompañarse con alimentos con especies para una mejor digestión y sabor. Otra ventaja comparativa en el competido mercado es que se puede crear nuevas variedades o mezclas.


México es el mayor consumidor de cerveza en América Latina, con un consumo per cápita de 62 litros al año, y se estima que en ese mismo lapso se suma un millón de personas que prueban la bebida.

Un poco de historia
La producción de cerveza artesanal se detona en Estados Unidos en los años setenta, concepto que fue importado a nuestro país en 1997 por un grupo de empresarios mexicanos de origen judío. El consumo de cerveza en México data de 1544, cuando se funda la primera fábrica denominada Brazería, por migrantes alemanes, aunque por el momento la industria no prosperó sino hasta 1845, cuando se fundan las marcas La Pila Seca y La Candelaria. De ahí en adelante se crearon más de una docena de marcas que a lo largo de las décadas desaparecieron o se fusionaron.

Hoy en día, dos grupos controlan el mercado nacional: Grupo Modelo y Heineken Cuauhtémoc Moctuzuma, quienes además tienen exclusividad en los establecimientos donde se distribuyen sus marcas. Ante este escenario, los primeros productores de cerveza artesanal buscaron sus nichos de distribución como restaurantes propios, convenios con chefs que vendían comida gourmet e incluso abrieron centros de distribución. Sin embargo, ante la creciente demanda de los consumidores, algunas tiendas de autoservicio han empezado a comercializar el producto.

Buen negocio

En los últimos 15 años han surgido pequeñas empresas dedicadas a la producción de cerveza que han ido ganando terreno y actualmente representan 0.01 por ciento del mercado. La meta, según los productores mexicanos, es alcanzar uno por ciento para 2017 a través del surgimiento de nuevas marcas y mediante la expansión de las existentes.

Erick Flores, maestro cervecero de Beer Factory, primera empresa productora de cerveza artesanal en nuestro país, narra que la marca se empezó a comercializar en un restaurante propio en Santa Fe en 1997. “La idea de los empresarios no era conformarse en crear un restaurante más o una microcervecería, sino marcar un estándar alto en el ramo gastronómico y desarrollar la primera cerveza Premium en el país”, aseguró.


La innovación del producto facilitó que en 1999 contaran con tres sucursales. Ya en 2004 abrieron su primera franquicia y empezaron a extender su mercado.
Para 2008, Beer Factory Restaurant & Wood Grill es adquirido por Grupo Comercial Mexicana, y se convierte en Beer Factory Restaurant & Brewery. De ahí en adelante continúa la expansión del grupo. Flores narra que cada sucursal tiene su propio equipo para elaborar la cerveza de alta calidad, así como distribuirla.

En su opinión, el éxito de la cerveza artesanal en nuestro país obedece a una búsqueda de los consumidores por probar productos. Tan sólo la marca maneja cinco estilos de cerveza, entre las que destacan: sabor a chocolate y café expreso. “Dichas cervezas se pueden maridar y degustar con productos como pasteles, pizzas u algún otro alimento”, aseguró.

Para la temporada
Otro distintivo que distingue a Beer Factory es que elabora cervezas de temporada, hasta con 10 grados de alcohol como la denominada Heavy Metal, que da la apariencia de malteada por su cuerpo y lo espumoso, debido a los productos naturales que utilizan durante su proceso. Su principal época es Día de Muertos.

En la temporada de Fiestas Patrias comercializan la denominada Agavir, la cual está elaborada con malta de cebada y se combina con aguamiel de agave azul, que al momento de fermentarse le da un sabor ligeramente a tequila. Flores refirió que debido a que se trata de cervezas con más grados de alcohol, no son para tomar en grandes cantidades, sino para degustarse.

Entre Primus, Minerva, Cucapá, Tijuana y Beer Factory, se abarca 70 por ciento de producción artesanal en el país. El precio de una cerveza artesanal es en promedio 30 por ciento superior al de una tradicional. Como ejemplo está una de las más consumidas, Cucapá de 750 mililitros, que tiene un costo de 130 pesos en restaurantes.
Jaime Andreu Galván, director comercial de la cervecería Primus, señala que nuestro país es el sexto consumidor de cerveza a escala mundial. “Buscamos generar un cambio, y que haya más consumo.”

 Nota publicada el 30 de junio de 2012 por Alicia Valverde en Excélsior
Anuncios

Acerca de Por la Cerveza Libre

Te invitamos a ser parte del grupo de personas que estamos actuando por una apertura de mercado, por una diferencia, por evitar los monopolios, por una elección autónoma y… “Por la cerveza libre”
Esta entrada fue publicada en Competencia Económica y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s