Ocozol desde las trincheras

Soy Pablo Perrusquía de Ocozol ¿Hace cuántas cervezas no nos vemos?

 La primera imagen que tengo es ese vaso con un líquido efervescente que juguetea tiñéndolo todo de dorado, coronado con espuma. Pero por alguna razón está fuera de mi alcance. No es un refresco: “esto es cerveza” me dicen en casa. Sin saberlo todavía, esa es una imagen que veré el resto de mi vida. La hipnosis que produce una cerveza bien vertida dentro de un vaso es un momento que permanece en el imaginario de propios y extraños.

El tiempo pasa y a veces se mide en cervezas: “¿Hace cuántas cervezas no nos vemos?” pregunta alguien. En ese contexto son innumerables entonces las cervezas que han pasado desde la primera. Siempre con el único interés de probar algo nuevo, diferente, con aire de sorpresa, en mí caso.

Todo suena bien hasta que te das cuenta de que, en donde vives no hay muchas opciones. Hay un puñado de nombres en el catálogo que en realidad caen bajo la misma sombrilla. A la pregunta “¿Qué cervezas tiene?” le sigue la misma monótona letanía de nombres que otrora fueron micro cerveceras y que posteriormente, una a una cayeron en el infortunio de ser absorbidas por el corporativismo rampante que acaba con la diversidad.

Existe ese viejo mito de que la cerveza mexicana es apreciada en todo el mundo por su calidad, ahí hay una verdad a medias con muchas aristas. La cerveza mexicana es reconocida en todo el mundo: cierto. Pero, no es por su calidad, ni por sus características en general, es un fenómeno de posicionamiento de mercado en realidad, solamente.

Vemos sus botellas, sus anuncios, sus nombres por todos lados. En la tiendita de la ranchería más alejada las consigues, en China las hay piratas. Pero no ofrecen más que eso: presencia. El objeto se convierte en un mero vehículo para comerciar en el nombre de una bebida que han desvirtuado con ingredientes apócrifos.

¿Y entonces que hacer? ¿Importar? Sí, en principio.  Esa convivencia entre el bien posicionado producto local carente de matices y las opciones importadas que empiezan a despertar la curiosidad del consumidor generan otra pregunta obligada: ¿Por qué no producir esa misma diversidad en México?  Surge el temor de que la gente no esté preparada para la oferta de nuevos sabores, aromas, texturas, graduaciones alcohólicas. Pero eso es un error. Eso es subestimar a la gente.

El consumidor en México, como en cualquier otro país o sociedad, está siempre listo para explorar nuevas propuestas. Todo es cuestión de tener esas propuestas. Hace falta información, es cierto, pero el tiempo es el determinante. La cerveza es un producto noble, siempre habrá demanda y entonces es labor nuestra que haya más oferta y variedad.

Y en ese escenario estamos. Hay un grupo de personas que estamos dispuestos a proveer esa diversidad que además de justa, es necesaria.

Soy Pablo Perrusquía y formo parte de Ocozol, Cervezas de Producción Limitada. Desde hace algunos años comenzamos con esta afición que ahora se ha convertido en algo más.

La escena micro cervecera en México apenas comienza pero ya es toda una realidad. Podemos anticipar que a diferencia de las micro cerveceras que han existido siempre y eran absorbidas y fusionadas en grandes corporativos, ahora la independencia de éstas tendrá una permanencia mayor.

Muchos elementos ahora le dan mayor sustento a esta nueva etapa: la comunicación, la tecnología, la información, la educación y sobretodo la actitud nos hacen pensar que lo que vemos ahora en los festivales cerveceros a lo largo y ancho del país, es tan solo la punta de un iceberg que tiene mucho para crecer todavía.

Que se conozcan las propuestas de los que llevamos ya un tiempo en esto y que se sigan conociendo las que todavía están por venir. Que todo el mundo sepa que puede hacer cerveza en su casa. Porque como siempre lo he dicho: ¡Las cafeterías no dejaron de existir cuando la gente pudo hacer café en su casa!, sigamos apoyando al movimiento Por la Cerveza Libre!

Anuncios

Acerca de Por la Cerveza Libre

Te invitamos a ser parte del grupo de personas que estamos actuando por una apertura de mercado, por una diferencia, por evitar los monopolios, por una elección autónoma y… “Por la cerveza libre”
Esta entrada fue publicada en ¿Qué pasa con la cerveza? y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s